La tradición del árbol de navidad

El árbol de navidad es representado por un pino  o pinus (en latín) que forma parte de las plantas coníferas, es decir, que sus semillas tienen forma de cono llamadas piñón, las cuales son muy usadas como adornos especialmente aquellos inspirados en la época decembrina.

Existen distintas especies de pinos a lo largo del planeta, todos fascinando a las personas por su aspecto frondoso y fuerte, su forma que adorna y luce en cualquier parque o espacio donde se encuentre, además de su delicada y agradable fragancia.

¿Pero por qué el pino simboliza la navidad y cuál es el origen de esta tradición? El origen del árbol de navidad se puede encontrar en las culturas paganas más antiguas. Existen registros de que los romanos decoraban sus casas con ramas de pinos y abetos en las calendas de enero y el 21 de diciembre (solsticio de invierno) para celebrar el día más corto del año, por ser plantas de hojas perennes.

Los pinos y abetos desde la antigüedad han sido venerados por permanecer intactos durante las épocas invernales.

Entre los celtas, sacerdotes y sacerdotisas druidas también existen registros de la importancia que daban dentro de sus decoraciones invernales las ramas de estos árboles, ya que para ellos representaban la vida y la prosperidad, por ser uno de los pocos árboles que no perdían sus hojas durante la época más fría del año.

De hecho entre los vikingos del extremo norte de Europa, donde en invierno el sol no aparece durante semanas se oficiaron solemnidades para desear el regreso del sol y la vida, donde representaban sus rituales con ramas de pinos y abetos.

En esas latitudes del planeta estos árboles se consideraban capaces de expresar poderes mágicos, por ser uno de los pocos en soportar la rigidez boreal al no perder sus hojas. Así fue como las personas comenzaron a cortarlos y llevarlos a casa, decorándolos con frutos para simbolizar la fertilidad que traería la llegada de la primavera.

El árbol de navidad dentro del cristianismo

Durante el mes de diciembre en la plaza del Vaticano se coloca un gran árbol de navidad cada año.

Cuando los primeros misioneros llegaron a las regiones escandinavas, el uso del árbol de navidad también comenzó a extenderse como símbolo cristiano (es decir, lo tomaron de las culturas paganas). A principios de la Edad Media, los árboles de navidad comenzaron a decorarse con manzanas haciendo alusión al pecado original y hostias representando el cuerpo de Jesús sacrificado para pagar el pecado original.

Con el paso del tiempo las hostias fueron sustituidas por velas, nueces y castañas como símbolo de la redención de cristo. El contraste de Adán y Eva que ceden al pecado frente al árbol en el jardín del edén y son perdonados frente al “árbol de la vida” gracias al nacimiento de Jesús es la idea de usar el árbol de navidad dentro del cristianismo. Además la madera viene a simbolizar la cruz donde fue sacrificado.

Es por ello que para los cristianos, el árbol de navidad viene a representar la vida, el perdón y el renacimiento. Sin embargo, antes del siglo XX, los cristianos consideraban que el árbol de navidad era puramente protestante, lo que cambió luego cuando el Papa Juan Pablo II ofreció la idea de colocar cada año durante la víspera navideña un gigante árbol de navidad en la Plaza San Pedro sede del Vaticano.

El árbol de navidad en la actualidad

El árbol de navidad es el gran cómplice de la magia navideña

Tradicionalmente el árbol de navidad se coloca dentro de los hogares desde el 8 de Diciembre hasta el 6 de Enero. Sin embargo la navidad ha ido perdiendo su verdadero significado, siendo prácticamente sustituido por una época del año un poco más consumista y desenfrenada. 

El árbol de navidad es la base de las decoraciones navideñas, donde se conserva la tradición de colocar siempre debajo de él los regalos ofrecidos a la familia así como aquellos de Papá Noel o Santa Klaus, donde se renace cada año la magia y la ilusión de muchísimos niños alrededor del planeta.

Son muchas las personas que compran cada año un pino natural, disfrutando así de su frondosidad y agradable fragancia, pero por otro lado acarrean una deforestación excesiva. Mientras que otros conservan uno artificial reutilizándolo cada año (mejor opción ecológica y conservacionista). Las velas que se colocaban anteriormente se sustituyen con luces LED simbolizando la luz durante la época decembrina.

Poco a poco con el tiempo se fueron sustituyendo el uso de los frutos y el trigo sobre el árbol de navidad por adornos variados que van desde cintas de colores, guirnaldas, flores artificiales, elfos navideños, entre un sin fin de alternativas,  dejando espacio a la creatividad que cada familia desee colocar sobre él. 

Nunca olvidemos que su origen simboliza la vida y la prosperidad, veamos en nuestro árbol de navidad la esperanza y los sueños que colgamos en cada una de sus ramas, representados por su magia y su perenne fortaleza durante todas las épocas del año

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s