Grandes beneficios del Bulbo de Ajo

Si eres un gran amante del buen comer, seguramente sabrás de la importancia que posee el ajo dentro de las artes culinarias, sin embargo debes saber que no termina tan solo en el gusto al paladar la importancia que tiene esta planta de origen asiático (Allium sativum) que en la actualidad está extensamente cultivada y aclimatada en todo el mundo. Su bulbo alcanza unos 50 cm de largo, tiene hojas cilíndricas y sus flores son de color blanco rosado.

El bulbo de ajo se caracteriza por la presencia de derivados azufrados que le dan un olor y sabor muy característicos. De los derivados azufrados destaca la alicina en el bulbo fresco, como también otros derivados como disulfuro de alilpropilo, sulfuro de dialilo, trisulfuro de dialilo S-alilmercaptopurina y ajoeno. Además, contiene otras enzimas, terpenos volátiles, péptidos, aminoácidos, minerales, vitaminas, lípidos y prostaglandinas.

Agregar ajo dentro de una dieta sana y equilibrada suma grandes beneficios para la salud.

Sus propiedades medicinales se conocen desde la más remota antigüedad especialmente por sus propiedades antiinfecciosas y actualmente en fitoterapia es muy utilizado por sus propiedades antiateroscleróticas y antihipertensivas, por lo que es de gran utilidad en tratamientos asociados a patologías cardíacas.

El bulbo de ajo es una droga ampliamente estudiada en la farmacología experimental. Sus principios activos se encuentran en el bulbo, por lo que dentro de la medicina natural se reconoce el polvo de ajo, cortado, desecado o liofilizado. Debe contener como mínimo el 0,45% de alicina. Dentro del mercado farmacéutico existen además otras preparaciones, como el aceite de ajo (destilado) o extracto de ajo envejecido (el cual se obtiene de los bulbos cortados en finas capas, macerados en etanol al 15-20% a temperatura ambiente durante 20 meses).

Usos medicinales del Bulbo de Ajo

El ajo es una opción natural  para facilitar la circulación de la sangre, debido a que es rico en vitamina B, elemento imprescindible para reducir los niveles de homocisteína, la cual es el responsable de endurecer los vasos sanguíneos, ocasionando ciertas patologías como las trombosis y las afecciones coronarias. Conozcamos más sobre todos los beneficios que nos ofrece:

-Actividad antiaterogénica, hipolipemiante e hipocolesterolemiante: Los principios azufrados del bulbo de ajo disminuyen la síntesis de colesterol, triglicéridos y ácidos grasos.

-Actividad antitrombótica y fibrinolítica: El ajoeno es el principal componente antiagregante del bulbo de ajo aunque los restantes componentes azufrados también son activos, además inhibe la recaptación de calcio en las plaquetas y reduce la adhesión plaquetaria.

-Actividad antihipertensiva: El bulbo de ajo es enemigo de la hipertensión arterial, ya que ayuda a reducir la presión a los valores normales. 

Ingerir bulbo de ajo ayuda a normalizar la presión arterial.

-Actividad antioxidante: Los elementos que componen el bulbo de ajo mejoran la actividad de las enzimas antioxidantes. Evita que las lipoproteínas de baja intensidad caigan en un proceso denominado oxidación a causa de los radicales libres. 

-Actividad antimocrobiana: El bulbo de ajo y sus componentes tienen propiedades antibacterianas, antifúngicas, antivíricas, antiprotozoarias y antiparasitarias y su principio fundamental antimicrobiano es la alicina.

-Actividad anticancerígena y antitumorigénica: Los derivados del bulbo de ajo tienen propiedades citotóxicas frente a diferentes líneas celulares, inhiben la carcinogénesis y protegen al organismo frente al desarrollo de tumores inducidos experimentalmente.

La posología al momento de ingerir el ajo puede variar, sin embargo las maneras más comunes de administrarlo es por medio de polvo seco de bulbo, bulbo fresco (4 gr/día), tintura, jarabe de ajo, cápsulas y aceite de ajo.

Precauciones del consumo del bulbo de ajo y conclusiones

En conclusión podemos decir que existen muchas razones para ingerir esta planta medicinal para así dar uso a las bondades que nos ofrece la naturaleza. Posee grandes beneficios para la salud, como aquellos asociados para aliviar los gases, favoreciendo la digestión y ayudándonos a mantenernos más jóvenes en el tiempo. 

Además está comprobado que estimula la energía sexual, alivia el dolor de las articulaciones, es antirreumático, además de todos los beneficios que ofrece a la salud de un órgano tan importante como lo es el corazón.

Se debe tener en cuenta que el bulbo de ajo puede afectar el ciclo menstrual, estimular la contracción uterina y actuar como abortivo. Cambia notablemente el sabor de la leche materna provocando así un rechazo por parte del lactante. Puede llegar a provocar hipersensibilidad o dermatitis, además de llegar a interferir con medicación hipoglucemiante y anticoagulante.

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s